7mo informe a los ciudadanos

¿Por qué UPM pretende instalar su segunda pastera en Uruguay?

La competencia con otras empresas por el mercado mundial de celulosa obliga a UPM a reducir los costos y a incrementar sus ganancias añadiendo rubros.

Habida cuenta que el transporte es un factor determinante del costo de la materia prima y del costo de la celulosa, es vital poder concentrar tierras para el monocultivo de eucalipto en un radio de 200 kilómetros de la planta. No en Europa, pero sí en Uruguay pueden concentrar esas tierras que a su vez se compran, relativamente, a bajo precio. A su vez, reducen costos de traslado de la celulosa cuando invertimos nosotros en su ferrocarril, llevado a cabo según los criterios de sus técnicos. En estos momentos, ante sus accionistas, UPM presenta los tres mil millones que nosotros invertiremos como capital contante y sonante de la empresa.


Al valor bajo y a la capacidad de concentrar tierras se le suma otro factor vital, el eucalipto crece más rápido aquí que en Europa, por lo que, en menos tiempo, obtienen más ganancias. El tiempo es el factor determinante en el precio de una mercadería. A su vez, si crece más rápido, más rápido se obtienen las semillas y de forma más acelerada se da el perfeccionamiento genético del eucalipto.


Amén de la madera, la celulosa precisa agua y químicos. El agua la otorgamos gratis y los químicos los elaboran ellos.


Otra forma de reducir costos es reducir el pago de impuestos. En Uruguay no los pagan y en cuanto a los impuestos que pagarían en Finlandia, montan, gracias al Contrato, una compleja ingeniería jurídica por la cual una empresa A le vende productos a una empresa B, cuando A y B son lo mismo: UPM. De esta manera UPM arregla sus números para tributar lo menos posible.


UPM generará energía eléctrica, y toda aquella energía que le sobre, por el Contrato, estamos obligados a comprarla a un precio preestablecido y sumamente elevado en función de la tendencia mundial a la baja en el precio de la energía eléctrica.


Instalada la planta, cada día que no entre madera y no salga celulosa, es plata perdida y por eso es vital asegurarse la paz sindical que le asegura el Contrato.
Como UPM necesita consenso social en Europa, y para eso necesita de informes ambientales que la validen, precisa de informes favorables emanados por organismos fácilmente manipulables, organismos estatales comprometidos con la empresa.


UPM, en función de que su primera planta tuvo un respaldo nacional, consideró que estaba en una situación favorable para imponer las leoninas condiciones que ha impuesto. Creyó que no habría resistencia nacional, cosa en la cual le ha errado y eso la obliga, en primera instancia, a incrementar sus pautas publicitarias.


Aunque resulte increíble, la principal debilidad del Contrato es su mayor fuerza. Es tan inconcebible tamaña entrega de soberanía, es tan monstruoso el Contrato ROU UPM, que los ciudadanos, cuando oyen las denuncias de quienes lo enfrentan, en un principio no dan crédito y preguntan ¿es verdad todo esto?


No hay lugar más oscuro que debajo de la lámpara y la luz, en ciertas ocasiones, enceguece.

¡Firmá la Petición!
¡Fuera UPM2 del Uruguay!

Movimiento ciudadano UPM2 NO

Artículo anterior: